Partido Demócrata Cristiano

pdc

Historia del Grupo Parlamentario

El 26 de octubre 1960, después de un golpe de estado contra el presidente José María Lemus, se conformó una Junta de Gobierno constituida por renombrados profesionales, militares y ciudadanos que reconocían la necesidad histórica de cambios estructurales en nuestra sociedad.

Los miembros de la Junta expresaron que formarían parte del gobierno, con la finalidad de servir de garantía a la realización de un proceso electoral libre, donde todos los partidos políticos resultaren ganadores en dichos comicios.

Para entonces, ya existían varios movimientos sociales y políticos que estaban estudiando algunos principios doctrinarios muy ligados ideológicamente a la Democracia Cristiana.

Entre estos grupos se pueden mencionar en primer lugar los que estaban analizando la doctrina social de la iglesia, en segundo lugar el grupo de Acción Católica de Universitarios Salvadoreños ACUS, en tercer lugar la Unión Nacional de Obreros Católicos UNOC; esta ultima patrocinada por la Iglesia; y en cuarto lugar un grupo político que estaba estudiando las distintas alternativas ideológicas y políticas que se estaban desarrollando en el mundo.

Dentro de las nuevas ideas que se plantean a nivel mundial, se consideraba que la Democracia Cristiana era la solución mas adecuada para El Salvador. Estos grupos políticos se contactaron con países de América del Sur buscando mayor información, ya que se sabía de la existencia y protagonismo de la Democracia Cristiana en países como Chile, Venezuela y Perú.

En respuesta recibieron libros y discursos sobre el pensamiento de importantes líderes Demócratas Cristianos, tales como Eduardo Frei, Cornejo Chavez, Rafael Caldera y Domiro Tomic de los cuales se fue estructurando dicho pensamiento en El Salvador.

A raíz de estos contactos surgió una serie de reuniones con los fundadores de la Democracia Cristiana, destacados ciudadanos en la vida publica, tales como el Dr. José Vicente Vilanova y el Dr. Guillermo Manuel Ungo (padre); se incorpora también el Ingeniero José Napoleon Duarte, entonces Presidente de los Boy Scouts y fundador del Club 20-30, quien en la reunión donde se da lectura a la Carta de Principios, tuvo una excelente intervención que causó gran impacto y admiración, la cual comenzó de esta manera "En este país hemos estado con los brazos cruzados"....

En el año de 1960, se nombra el Comité Organizador del Partido Demócrata Cristiano, posteriormente, los miembros de este Comité se presentan al Consejo Central de Elecciones, para conocer sobre los requisitos estipulados para fundar un partido político.

A partir de ese momento, se realizó una serie de reuniones en un antiguo hotel, ubicado en el centro de San Salvador, Hotel Internacional, en donde se discutió la Carta de Principios, los estatutos, el nombre y el símbolo del partido.

Con respecto a este último, se tomó la trascendental decisión de optar por el pescadito por ser el símbolo de los primeros cristianos de nuestra historia.

Todas estas acciones dieron lugar a que el 25 de noviembre de 1960, se constituyera el Partido Demócrata Cristiano de El Salvador, firmándose el acta de fundación en reunión sostenida en el Colegio Panamericano "Francisco Gavidia", situado entre la 6ª.Calle Oriente y 10ª. Avenida sur.

En esta acta constitutiva se acuerda escoger el color verde oscuro y pescado como distintivos de la nueva institución política, cuyo impacto en la dinámica de nuestra sociedad, representa una de las páginas mas gloriosas de El Salvador.

 

Principios

Persona Humana

Creemos en la dignidad de la persona humana, en sus derechos inalienables y en su destino trascendente. Por ello, repudiamos por igual la explotación del hombre por el hombre en la sociedad liberal capitalista, y la liquidación brutal de la libertad humana por el Estado absoluto y totalitario.

Familia

Creemos en la familia rectamente constituida por ser una institución natural y organismo primario de la sociedad liberal desintegrado por el egoismo, la miseria, el vicio y la explotación y condenamos enérgicamente la destrucción de la familia por el Estado comunista que quiere los hijos para si y los arranca de su medio natural que es el hogar.

Queremos la protección del Estado a la familia, en especial al derecho de los padres a determinar la educación de los hijos y el de los hijos a disponer de un hogar estable, que es su medio natural de desarrollo.

Sociedad

Creemos que el hombre está naturalmente destinado a vivir en sociedad, porque solo en la sociedad puede dar satisfacción a sus necesidades y, aspiraciones de perfectibilidad material y moral. Ni la sociedad puede existir sin individuos que la compongan, ni éstos pueden desarrollar su vida y su personalidad fuera del medio social. En consecuencia, negamos la postergación del individuo a una sociedad todopoderosa, que lo convierta en simple número y ahogue su personalidad, pero, con igual fuerza, negamos el exagerado individualismo, que vuelve la espalda al bien común, para sólo atender la satisfacción de los interes particulares.

Estado

Sostenemos que el Estado es un instrumento para lograr el bien común, por lo que debe respetar los derechos del hombre y auspiciar y dirigir la iniciativa privada sin asfixiarla. Rechazamos consecuentemente, el Estado abstencionista de los liberales, lo mismo que el Estado socialista, amo y patrono absoluto, dueño de vidas, libertad y riqueza. No compartimos el criterio de quienes imaginan el Estado ideal como un simple Estado gendarme cuya misión es cuidar el orden interno y vigilar la integridad de las fronteras. El Estado debe no sólo administrar su patriotismo con cordura y amplio criterio geográfico, sino también orientar toda la economía nacional y promover su desarrollo, en tanto no existan instituciones socioeconómicas que puedan encargarse eficazmente de esta tarea.

Educación

La educación de la prole es derecho primario de la familia. -El Estado, llamado a proteger a la familia, tiene por ello a la educación como una de sus atribuciones especiales. La Democracia Cristiana sin desconocer la acción tutelar del Estado sobre la enseñanza, sostiene el derecho de los padres de familia a decidir la educación de sus hijos. La Democracia Cristiana lucha por desarraigar el analfabetismo que constituye uno de los más graves problemas sociales que confronta El Salvador, ya que impide a un gran sector de la población alcanzar niveles de vida compatibles con la dignidad de la persona humana y es el más serio obstáculo para el ejercicio de la Democracia y la realización de la justicia social.

Propiedad

Sostenemos que la propiedad privada es conforme con la naturaleza y dignidad de la persona humana y constituye el justo premio al trabajo honesto y esforzado del hombre; por esta razón repudiamos al comunismo destructor que niega al hombre de trabajo el derecho de adquirir con su salario la propiedad sobre la tierra y los otros medios de producción. La Democracia Cristiana está, por ello, francamente por la empresa privada, esto es, por aquélla que satisface los legítimos derechos del trabajo y en la que existe propiedad privada de los medios de producción, iniciativa, particular para la conducción de los negocios, riesgos para quienes suministran capital, percepción de la utilidad que corresponda a la obra productora y al riesgo. Al mismo tiempo sostenemos que la propiedad privada carece de sentido si no se emplea en función social, es decir, que no solamente ha de estar al servicio del propietario particular, sino que éste tiene la grave obligación de emplearla en provecho de la colectividad.

Creemos que la propiedad tiene la función de asegurar la verdadera libertad humana, la cual integralmente considerada no basta que sea política, sino que ha de ser, a la vez, económica o sea destinada a permitir el desarrollo personal, familiar y cultural de todos los hombres. Acordes con este principio, sostenemos que la difusión de la propiedad esta llamada a construir una de las soluciones más importantes del problema social de nuestros días; la solución de este problema no se encuentra en rebajar a las clases superiores al nivel de inferiores, sino en elevar a éstas a un nivel justo y humano.

Ni Reaccionarios ni Comunistas

La Democracia Cristiana no es una trasacción entre el Capitalismo y el Comunismo, sino una solución distinta de las dos. No pretende construir su propia ideología con fragmentos prestados de uno u otro sistema; se funda en sus propios principios y en sus propias verdades y ofrece por eso al mundo, algo que los otros sectores extremos del pensmiento político no pueden ofrecer.

Ideología Auténtica

Cuando hablamos de la primacía del espíritu no pretendemos desconocer los derechos de la materia, cuando hablamos de la redención de la familia, sabemos que es una utopía, si no podemos hacer que la morada del hogar sea decorosa y cómoda para que pueda vivir dignamente el núcleo familiar, cuando hablamos de la dignidad de la personas humana, no podemos pensar ya que es compatible con la miseria y con el hambre a que está sometida la inmensa mayoría de nuestros hermanos; y cuando hablamos de la Libertad, la estamos defendiendo como un valor esencial y absoluto y por eso, estamos dispuestos a luchar, no sólo para que seamos libres nosotros, sino también para que sean libres todos los hombres; libres de pensar, libres de sentir, libres de expresar sus sentimientos, de elevar su corazón a Dios.