Asamblea transfiere $20 millones para mejorar los servicios de salud pública y mitigar la pandemia por COVID-19


Estos recursos deben ser invertidos en el mejoramiento en los servicios de salud pública esenciales, la preparación y el desarrollo de capacidades del personal de salud, así como en la implementación de una estrategia de comunicación que incluya campañas de prevención en materia de salud, además del equipamiento, medicamentos e insumos médicos para la contención y mitigación del COVID-19.

Por: Mayra Escobar
Jueves 13 de agosto de 2020
Fotografía: Marcela Villalta

El Pleno Legislativo aprobó, con 81 votos, el Presupuesto Extraordinario por $20 millones para ser ejecutados por el Ministerio de Salud en este ejercicio fiscal y financiar el  Proyecto de Respuesta de El Salvador ante el COVID, inversión que además busca fortalecer el sistema nacional para la preparación en materia de salud pública en el país.

Los fondos provienen de un contrato de préstamo suscrito con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) que fue autorizado por la Asamblea el 16 de abril de este año y ratificado por los diputados el pasado 22 de junio.

Estos recursos se destinarán al mejoramiento en los servicios de salud pública esenciales, preparación y desarrollo de capacidades del personal de salud, así mismo deben ser invertidos en la implementación de una estrategia de comunicación que incluya campañas de prevención en materia de salud, además del equipamiento, medicamentos e insumos médicos para la contención y mitigación del COVID-19.

De acuerdo con lo expresado por el diputado Carlos Reyes (ARENA), se adquirirán “respiradores, 260; camas eléctricas hospitalarias, 1800; camas para UCI, 400, y se comprará kit para profesionales de salud de insumos médicos, 50 mil; además de esto, también está claramente definido qué se comprará en cada uno de los hospitales y cómo se equiparán los hospitales del país […] esto es para ayudarle al pueblo salvadoreño y que sean mejor atendidos, y de forma oportuna en esta pandemia, solventar esas deficiencias que hemos estado viendo en los hospitales y equipos médicos que requieren en cada unidad”.

Por su parte, la diputada Nidia Díaz (FMLN) explicó que en materia de salud se ha respaldado diferentes iniciativas. “Hoy estamos dando nuestros votos por esta reasignación presupuestaria extraordinaria porque consideramos que es una contribución a la infraestructura, equipos y al tratamiento de miles de salvadoreños para enfrentar esta pandemia. Cumplimos con el mandato constitucional relacionado a que el Estado dará asistencia gratuita a los enfermos que carezcan de recursos y a los habitantes en general cuando el tratamiento constituye un medio para prevenir la diseminación de una enfermedad transmisible; estos fondos deben ir en esa dirección”, expresó ante el pleno.

Asimismo, el presidente de la Comisión de Hacienda y Especial del Presupuesto, diputado Guadalupe Vásquez (GANA) expresó: “No podemos negar esa oportunidad o ese esfuerzo que se puede hacer para que ellos -médicos, enfermeros y personal de salud- puedan tener las condiciones necesarias. Los 20 millones de dólares son de un préstamo con el BIRF que ha creído en El Salvador para que los utilice exclusivamente para combatir parte de la pandemia del COVID. Así como los médicos, enfermeras o el personal necesita apoyo también aquel que está en cama en los diferentes hospitales y necesita medicina y requiere que se le dé el tratamiento”.

Sobre el tema, también se pronunció el diputado Rodolfo Parker (PDC) explicando que acompañaron la votación en beneficio de los médicos, la población salvadoreña y el combate a la pandemia; sin embargo, llamó a que el gobierno central rinda cuentas sobre el uso de los fondos. “No nos vamos a cansar de pedir cuentas porque eso lo demanda la ley y es nuestra responsabilidad como Órgano de Gobierno para el equilibrio en el ejercicio del poder. No obstante la omisión, no podemos sacrificar a nuestra gente, por eso concurrimos con nuestros votos”, dijo al justificar su apoyo al decreto.

Si bien estos recursos forman parte de los dos mil millones de dólares avalados por la Asamblea para atender las necesidades derivadas por el COVID-19 en el país, de este monto no se deduce lo destinado a las municipalidades, por ser un crédito exclusivo para esfuerzos relativos a salud.

De acuerdo con el decreto, es responsabilidad del ramo de Salud presentar un informe mensual de la ejecución al Comité del Fondo de Emergencia, Recuperación y Reconstrucción Económica, al Comité de Seguimiento y Veeduría Ciudadana del Fondo de Emergencia, Recuperación y Reconstrucción Económica, y a la Asamblea Legislativa, a fin de garantizar una adecuada y correcta gestión financiera del referido Presupuesto Extraordinario.

En ese sentido, también se establece que para garantizar una correcta y adecuada ejecución de ese presupuesto, Salud deberá presentar su liquidación ante el Ministerio de Hacienda y el Legislativo, a más tardar treinta días después de finalizada su ejecución y si hubiere remanente deberá reintegrarse al Fondo General e informar a la Asamblea.