Salvadoreños con enfermedades terminales y salvadoreños radicados en el exterior podrán solicitar devolución de sus ahorros de pensiones


Se espera que con las enmiendas a la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones, los salvadoreños que adolecen de enfermedades terminales y los salvadoreños no pensionados que residan en país extranjero podrán recibir de una forma más expedita la devolución del saldo de la cuenta individual de ahorro.

Por: Mayra Escobar
Jueves 24 de septiembre de 2020
Fotografía: Erick Siliezar

Para dignificar la vida de los trabajadores cotizantes, los diputados autorizaron reformas a la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones (Ley SAP), en sus artículos 126 y 126-C, con las cuales los salvadoreños que adolecen de enfermedades terminales y los salvadoreños no pensionados que residan en país extranjero podrán solicitar la devolución de su saldo de la cuenta individual de ahorro.

En el caso de los salvadoreños que padecen de enfermedades graves terminales, la Comisión Calificadora de Invalidez deberá certificar, en un plazo de 15 días hábiles, el dictamen médico -particular o de institución pública- que presente el cotizante, y con dicha validación, la institución administradora respectiva deberá proceder a la devolución del saldo de la cuenta individual de ahorro para pensiones del afiliado, en el plazo de 5 días hábiles.

Esta enmienda también aplica cuando se tiene certificados de traspaso o certificados de traspaso complementario, que correspondan a los afiliados del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y del Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos (INPEP), estas instituciones deberán trasladar la información correspondiente en un plazo de 15 días, y el saldo deberá ser devuelto dentro de un plazo máximo de 30 días.

Respecto a los salvadoreños en el exterior, estos podrán optar a la devolución de sus ahorros, independientemente de su edad, siempre y cuando demuestren que tienen un estatus migratorio regular permanente en el extranjero.

Esta petición procederá por única vez y deberá ser resuelta en un máximo de 30 días hábiles a partir de su interposición y presentación de la documentación completa.

Como parte de los argumentos para aprobar esta reforma, el diputado Rodrigo Ávila (ARENA) planteó: “Lo más importante es que queremos que las pensiones sean de beneficio para los cotizantes y, por eso, nuestro objetivo primordial es seguir trabajando en lo que podría ser la reforma integral del sistema que llevaría a mejores pensiones, manteniendo integridad y sostenibilidad del sistema; (lo aprobado) es de justicia para aquellos que no tendrán pensión en El Salvador porque no viven acá y tienen estatus migratorio regular, y para las personas que adolecen de una enfermedad crónica”.

Para la diputada Yanci Urbina (FMLN), el compromiso sigue siendo un cambio integral a la Ley SAP, “que tenga un principio básico: que haya una mejora en las pensiones de los salvadoreños; mientras ese sistema que existe hoy que tiene a la base la precariedad y crear pensiones de miseria, nuestra tarea no habrá terminado, esa es la tarea fundamental”.

El diputado Raúl Beltrhán Bonilla (PCN), en su intervención externó: “Soy fiel al principio de miles de salvadoreños que necesitan el dinero que ahorraron en las AFP. No le hagamos más difícil el drama a los pensionados.

La gente con enfermedades terminales está esperando que le den su dinero, esa es responsabilidad de nosotros de corregir esos errores, estamos en el momento preciso en favor de los pensionados”.

Finalmente, el diputado Leonardo Bonilla (No Partidario) explicó que esta reforma “agiliza la entrega de los fondos de las personas que padezcan enfermedades terminales, busca un tratamiento integral sin que esto afecte la liquidez del sistema y sin que se pueda volver una reforma populista”.