Diputados reforman Ley del Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial


Las reformas permitirán que los docentes, al llegar el momento de pensionarse, puedan optar entre seguir recibiendo la atención médica hospitalaria, cobertura de riesgos profesionales y demás prestaciones Bienestar Magisterial o ir al Instituto Salvadoreño del Seguro Social, como sucede en la actualidad.

Por: Marilú Alvarenga
Jueves 22 de octubre de 2020
Fotografía: Erick Siliezar

El Pleno legislativo reformó, con 61 votos, la Ley del Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial (ISBM), con el fin de que el personal público docente pensionado que se encuentre laborando y los que se jubilen tengan la facultad de decidir, de forma individual, si continúan recibiendo la atención médica y hospitalaria que brinda el ISBM.

Sin embargo, si los maestros al retirarse ya no desean seguir recibiendo los beneficios del ISBM, siempre tendrán la opción de trasladarse al Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), como sucede en la actualidad.

De acuerdo con lo establecido en el decreto aprobado, el ISBM brindará “el servicio de asistencia médica y hospitalaria, cobertura de riesgos profesionales y las demás prestaciones que en la ley se expresan, a favor de los servidores públicos docentes que trabajen para el Estado en el ramo de educación o que se encuentren en condición de pensionados y laborando, así como también los pensionados retirados”.

Los docentes podrán optar a este beneficio “siempre y cuando hayan manifestado su decisión inequívoca y voluntaria de continuar recibiendo la atención médica y hospitalaria en el Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial, su cónyuge o conviviente y sus hijos, a través de la administración de las cotizaciones destinadas al financiamiento de este programa especial y el patrimonio del instituto”.

Para gozar de los beneficios establecidos, se establece que “los servidores públicos docentes que trabajan para otras instituciones del Estado, su cónyuge o conviviente y sus hijos, y dichas instituciones del Estado, podrán voluntariamente inscribirse al instituto, siempre y cuando se encuentren inscritos en el registro escalafonario del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, ejerzan funciones de docente en la institución de la cual forman parte y hayan renunciado a los beneficios otorgados por el Instituto Salvadoreño del Seguro Social”.

El dictamen consigna que estas disposiciones se dan en respuesta al hecho de que “actualmente, existen docentes que se encuentran pensionados o en dicha condición y continúan laborando, así como también pensionados retirados, que han manifestado su interés en continuar recibiendo atención médica y hospitalaria en el Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial, ya que en la actualidad  quedan fuera de la cobertura del mismo, y pasan a ser atendidos por el Instituto Salvadoreño del Seguro Social”.

De acuerdo con lo expresado por los peticionarios y por los legisladores durante sus intervenciones en el pleno, este cambio de institución “implica una afectación en los procesos de atención a sus problemas de salud, por lo que el magisterio nacional ha demandado en reiteradas ocasiones que se les permita continuar siendo atendidos cuando así lo decidan, por la misma institución para darle continuidad a sus procesos de atención médica”, de ahí la necesidad de impulsar y aprobar la reforma.