Comisión de Reformas Electorales somete a análisis el mecanismo de voto electrónico para la diáspora


Miércoles 06 de julio de 2022

De ser aprobado el sistema solicitado por los mismos salvadoreños que residen en el exterior, ellos podrán escoger a sus gobernantes, a partir de 2024, y optar a cargos de elección popular.

 

Tras décadas de exclusión, la diáspora salvadoreña podría elegir en las votaciones de 2024 al presidente y vicepresidente de la República, a diputados de la Asamblea Legislativa, a legisladores del Parlamento Centroamericano (PARLACEN) y a los miembros de concejos municipales.

Esto se debe al trabajo realizado por la Comisión de Reformas Electorales y Constitucionales y que presentó el proyecto de Ley Especial para el Ejercicio del Sufragio en el Extranjero, la cual fue admitida en el pleno legislativo hace 10 meses.

“La Ley Especial para el Ejercicio del Sufragio en el Extranjero tiene como finalidad garantizar el derecho al voto de nuestra diáspora. Asimismo, que puedan optar a cargos de elección popular”, aseguró el parlamentario Walter Alemán.

Dicha mesa de trabajo continúa con el estudio sobre el mecanismo de votación que se usará para esos comicios, en este caso la inclinación es sobre el voto electrónico, debido a que fue esa la opción elegida por los mismos compatriotas quehabitan en el extranjero.

“Es importante mencionar que esta ley ha nacido del corazón de nuestros hermanos en el exterior, que día a día nos exigían que el voto fuera electrónico por la facilidad que tiene en cuanto a tiempo y costos”, explicó el parlamentario Érick García.

Como él, la diputada Ana Figueroa expresó: “El Presidente de la República, Nayib Bukele, reconoce la importancia de nuestra diáspora. Esta es una ley que ha sido ampliamente consultada y se desarrolló en conjunto con nuestros hermanos en el exterior”.

Este procedimiento sería vía Internet, mediante un sistema que garantizará un voto transparente, seguro, personal y secreto, que estará bajo la responsabilidad del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Según lo acordado, la elaboración del material electoral y la recepción de los votos de los electores externos estarán a cargo de una Junta Electoral de Voto en el Extranjero (JELVEX), creada por el TSE.

Ante el nuevo articulado, los parlamentarios derogaron la Ley Especial para el Ejercicio del Voto desde el Exterior en las Elecciones Presidenciales (24 de enero de 2013) y la Ley Especial para el Ejercicio del Sufragio en el Extranjero (17 de septiembre de 2021), además de todas las reformas hechas a estas.

“Queremos devolverle un poco de lo mucho que se merecen los hermanos en el exterior. Este es el primer escenario, pero les aseguro que vienen más. Estamos aquí por ustedes y queremos dejarles un legado”, puntualizó el legislador Raúl Chamagua.

El alto costo y la poca efectividad  del voto postal

De acuerdo a lo expuesto, en 2014 el voto presidencial postal costó $1.7 millones y solo 5433 personas votaron en la segunda vuelta.

Cada voto costó $312.90, pero a parte de esa cifra, al realizar el proceso hubo muchas dificultades para los electores.

En 2019, fue aprobado un presupuesto de $2 millones para el sufragio en el exterior y votaron 3,808 personas. De estos, solo 3646 fueron válidos y 165 fueron nulos.