Nueva Ley de Navegación busca proteger las 200 millas náuticas del país


Miércoles 08 de marzo de 2023

La Comisión de Defensa estudia un proyecto de normativa que contempla que la Marina Nacional se encargará de supervisar, controlar, desarrollar y defender la soberanía y jurisdicción en el territorio marítimo y aguas continentales de El Salvador.

Con el objetivo de regular el control de las actividades marítimas y portuarias, los diputados de la Comisión de Defensa iniciaron el estudio del proyecto de creación de la Ley de Navegación, que le brindaría autoridad a la Marina Nacional para resguardar la distancia de hasta 200 millas náuticas que le corresponde al país, de conformidad a la Constitución de la República.

“El país tiene más territorio marítimo que continental, por ello es de gran importancia contar con una ley que regule el accionar de la Fuerza Naval en esta área, pues es parte del Estado proteger esta zona”, expresó el parlamentario Giovanni Zaldaña.

La nueva normativa, que tendría 227 artículos, preservaría el medio ambiente acuático. Por ello, también se incluyen sanciones administrativas o penales para aquellas personas que arrojen desechos tóxicos, basura y otros contaminantes que puedan dañar las aguas que pertenecen al país.

De acuerdo a lo expuesto en la sesión de trabajo, en donde los legisladores recibieron al ministro de la Defensa Nacional, René Merino Monroy, la Marina Nacional se encargará de la supervisión, control, desarrollo y defensa, así como la vigilancia al ejercicio de la soberanía y jurisdicción en el territorio marítimo y aguas continentales de El Salvador.

“Con la ley vamos a llenar los vacíos que actualmente existen referente al tema marítimo, pues se va a garantizar al Estado que el transporte de mercancía sea seguro, que el buque cumpla con todos los requisitos necesarios de acuerdo a lo que transportará, que cumpla con las inspecciones que nosotros realizamos, entre otros aspectos”, explicó el ministro Merino Monroy.

El funcionario expuso a los diputados que, de crearse esta herramienta jurídica, el país formaría parte de las naciones del continente adscritos a las marinas, como México, República Dominicana, Guatemala, Colombia, Venezuela, Ecuador, Uruguay, Chile, entre otros.

“Vamos a lograr un orden en la marea y que haya una autoridad competente para esto. Tras esto tendremos seguridad marítima, por lo que habrá libertad de navegación sin peligro, un registro y control eficiente de las embarcaciones y mejoramiento del comercio marítimo”, aseguró el delegado de la Defensa Nacional.

Aspectos que cubriría la normativa

Debido a que el alcance territorial acuático del país se extiende hasta las 200 millas náuticas, el proyecto de ley plasma la división en cinco departamentos marítimos: La Unión, La Libertad, Acajutla (Sonsonate), El Triunfo y La Concordia, estos dos últimos situados en Usulután.

La normativa contempla a elementos de guardacostas de la unidad orgánica de la Marina Nacional, dirigido por un capitán de puerto. Este servicio realizará, en cada uno de los departamentos marítimos, funciones como vigilar el cumplimiento de las leyes y reglamentos relacionados a la seguridad acuática, proteger la vida humana en el mar, preservar el medio ambiente y los recursos marinos y costeros.

Toda nave que quiera circular por el mar territorial deberá estar regulada bajo el Registro de Naves (RENAV) que tendrá a su cargo los procedimientos de registros de documentos de inscripción, requisitos a los que deberán estar sujetas las inscripciones, las cancelaciones y certificaciones que deban emitirse.

Además, la iniciativa también garantiza la seguridad de las tripulaciones a bordo haciendo que se inhabilite por meses o años a aquellos capitanes de naves que comentan faltas como no informar a sus superiores del padecimiento de una enfermedad contagiosa que ponga en riesgo a la tripulación, todo aquel que realice actos que provoquen la paralización total o parcial del servicio y demostrar negligencia en el cumplimiento de sus labores.

“La falta de presencia de la Fuerza Naval en este sector, durante gobiernos pasados, propició el crecimiento de las pandillas y el cometimiento de ilícitos. Esto no aporta al crecimiento económico de un país”, explicó Merino Monroy. “La mayor cantidad de mercancías se mueven a través del mar, entonces se pretende garantizar al Estado que el transporte por este medio sea seguro”, agregó.