Avalan que es improcedente iniciativa para adoptar educación sobre sexualidad


El Pleno Legislativo aprobó con 47 votos a favor el dictamen No.7 desfavorable de la Comisión d Cultura y Educación en cuanto a una moción de varios legisladores de crear la “Ley de Educación en Afectividad y Sexualidad Responsable”, por considerar que no es necesaria esa nueva normativa, debido a que esas disposiciones ya están reguladas en la ley LEPINA.

Por: René Serrano
Viernes 13 de julio de 2018
Fotografía: Roberto Ayala

Con 47 votos a favor, el Pleno Legislativo aprobó este día el dictamen No.7 desfavorable de la Comisión de Cultura y Educación que declaró improcedente la iniciativa de “Ley de Educación en Afectividad y Sexualidad Responsable”, por considerar que las disposiciones que plantea ya están reguladas en la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (LEPINA); además, algunos diputados consideraron que la propuesta no está acorde con los valores cristianos que profesan la mayoría de la población salvadoreña.

A solicitud de la diputada secretaria de esa mesa legislativa, Lucía Ayala de León, del Grupo Parlamentario ARENA, se aprobó la modificación de agenda respectiva para considerar el dictamen, tras acuerdo en la reunión de trabajo de la comisión el pasado lunes.

“Al haber analizado la moción de mérito y los derechos reconocidos en la LEPINA, la comisión considera que no es procedente la petición de adoptar dentro del currículo nacional modalidades educativas relacionadas con la afectividad y sexualidad responsable...”, reza el respectivo dictamen que fue aprobado por la mayoría de fracciones legislativas.

A criterio de los integrantes de la comisión, dentro de la LEPINA se reconocen los derechos de manera integral de las niñas, niños y adolescentes desde el instante de su concepción.

También, argumentan que en dicha normativa se encuentra contenido el derecho prioritario de la madre y padre para propiciar en las niñas, niños y adolescentes información y educación en salud sexual y reproductiva, así como la responsabilidad que tiene el Estado en materia de educación, de incluir en los programas educativos temas relacionados con la nutrición, la educación sexual y reproductiva, embarazo precoz, la equidad y violencia de género y las drogas, entre otros, tal como lo establecen los Arts. 32 y 86, literal m) de la citada ley.