Buscan garantizar la estabilidad laboral de personas con cáncer


Diputados de la Comisión de Trabajo y Previsión Social recibieron a representantes de la ANEP para conocer la opinión de esa gremial empresarial respecto a una propuesta de reforma al Código de Trabajo y otras normativas, cuyo objetivo es que no se pueda despedir a trabajadores que sufren enfermedades terminales.

Martes 04 de diciembre de 2018


Fotografía: Roberto Ayala

Con el objetivo de estudiar las propuestas de reformas al Código de Trabajo a fin de garantizar la estabilidad laboral de personas con padecimientos de cáncer u otras enfermedades terminales, la Comisión de Trabajo y Previsión Social escuchó la opinión de representantes de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP).

Las propuestas buscan defender la vida profesional de quienes sufren por enfermedades cancerígenas o que han sobrevivido a las mismas. Se propone modificar los artículos 36, 314 y 597 del Código de Trabajo, así como enmiendas a la Ley de la Carrera Municipal y la Ley de Servicio Civil, entre otras normativas relacionadas al tema.

Para el  representante de la ANEP, Jorge Nieto, estas reformas contiene un gran sentido humano. “Vemos con mucha disponibilidad este tipo de proyectos ya que el trabajo dignifica y nos ayuda a sentirnos útil”, sostuvo.

Al respecto, la presidenta de la comisión, diputada Silvia Ostorga (ARENA), manifestó: “Lo que se busca es brindar estabilidad laboral a aquellas personas con enfermedades crónicas, de esta manera estaremos garantizando que -desde que inicien un tratamiento hasta que lo finalicen- no puedan ser despedidos, incluyendo tres meses después”. 

Por su parte, el diputado Catalino Castillo (FMLN), expresó: “Hemos identificado un enorme vacío, muy recurrente en materia laboral; el objetivo de esta reforma es ayudar a estas personas desde este espacio legislativo“.

La comisión también recibió a representantes del Sindicato de Mujeres Trabajadoras del Hogar Remuneradas Salvadoreñas (SIMUTHRES) quienes expresaron que como empleadas en labores domésticas deben gozar los mismos beneficios -como vacaciones y aguinaldo- como cualquier trabajador.